Marketing publicidad

Webs móviles versus Aplicaciones para móviles

NATALIA FERNÁNDEZ / Hoy en día, el acceso a Internet a través de dispositivos móviles casi supera a la navegación a través de otros dispositivos más tradicionales.

Según la Asociación para la investigación de Medios de Comunicación (AIMC) en su 15ª Encuesta a Usuarios de Internet, Navegantes en la Red, 4 de cada 5 internautas se conectan mediante el móvil, posicionándose por primera vez al mismo nivel que el portátil/Netbook (80.9%). De ahí, cada vez más la importancia de que nuestro sitio web se encuentre adaptado para la navegación móvil mediante un diseño responsive o bien mediante aplicaciones exclusivas.

Pero ¿cómo nos decantamos por un medio u otro? La clave; analizar las necesidades específicas de nuestro sitio web y las ventajas y desventajas que nos proporciona una web responsive o una aplicación.

blog mkpWebs adaptadas (Responsive Desing)

Mediante un diseño adaptativo, nuestra web se acopla a las diferentes resoluciones de pantallas. Esta solución es la forma más fácil y económica, perfecta para todos los navegadores que soporten HTML5. Además de requerir menos recursos que una aplicación, nos permite reutilizar la estructura de nuestra web y las actualizaciones se realizan al mismo tiempo que en la web versión escritorio.

Entre sus inconvenientes, su simplicidad. Además de ser menos atractivo es menos complejo y dinámico que una aplicación, limitando las acciones del usuario y la interactividad de un teléfono móvil.

Aplicaciones para móviles 

Consiste en la realización de un software exclusivo para la web que tiene que ser descargado por los usuarios e instalado en los dispositivos. Mediante este programa el usuario accede a los contenidos sin tener que pasar por la web.

Estas aplicaciones, que pueden ser gratuitas o de pago, se descargan, normalmente, a través de las tiendas de apps como Google Play. Éstas, deben estar desarrolladas acorde a cada plataforma, bien sea IOS, Android u otras.

Entre sus ventajas, su interfaz y comportamiento nativo más acorde con el terminal móvil, existiendo características imposibles en un sitio web, como son la función de GPS, la cámara o el micrófono.

Los contras de las aplicaciones son el coste de desarrollo y el acceso a las mismas. Los costes de desarrollo se incrementan, pues hay que desarrollar la aplicación para cada plataforma. Por otro lado, el mantenimiento es mucho más costoso que una versión web responsive. Otro de sus grandes inconvenientes es el acceso, el usuario es quien descarga la aplicación y quien debe acceder a las tiendas de app donde se encontrará con multitud de aplicaciones. Se requiere entonces mayor actitud e iniciativa por parte del usuario, el cual elige entre la competencia.

Tras analizar los pros y contras de ambas opciones llegamos a dos conclusiones:

– Desarrollar una aplicación móvil es costoso y requiere mayor mantenimiento, por lo que solo es recomendable en casos específicos donde la web presente mayor complejidad o que requieran de otras prestaciones que se escapen a la versión web.

– La versión web responsive es necesaria e imprescindible debido al gran uso de los dispositivos móviles. Además es una opción económica y de fácil actualización.



¿Quiéres Valorar el artículo?

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (No Puntuado)
Cargando…

Sé generoso. Comparte :)

¿Quién ha escrito esto?

Natalia Fernández

Web & Desing Manager en marketingpublicidad

Comenta, queremos saber tu opinión