Marketing publicidad

Desde la llegada de Internet al mercado empresarial, la forma de hacer negocios ha sido diferente entre los clientes y las empresas.

En cuanto a los clientes, la llegada de Internet ha permitido que el consumidor pueda estar mejor informado y por tanto se comporte de un modo más exigente.

Por otro lado, para las empresas, Internet ha facilitado la expansión a nuevos mercados, la oferta de nuevos canales o servicios y la posibilidad de competir con empresas incluso de mayor dimensión, pero también ha potenciado el nivel de competencia entre las empresas del sector. Esto supone que, en la nueva era de la información, el paradigma relacional, centrado en la captación y fidelización de la demanda, deba ser planteado conforme a una serie de principios.

En primer lugar hay que conceptualizar el marketing bajo una óptica de personalización, buscando la satisfacción individual del cliente frente a la satisfacción por segmentos. El siguiente principio recoge la clientización, es decir, la diferenciación de los clientes.

El tercer pilar del marketing digital sugiere evaluar el valor vitalicio del cliente y no el resultado de una transacción específica y puntual con el cliente.

Por último, se ha de contar con una potente y sofisticada base de datos de clientes. En el sentido de la importancia de la comprensión y entendimiento individualizado hacia el cliente.

En resumen, para conseguir una bena gestión del marketing digital se requiere conocer con detalle a los consumidores y atender al valor que cada cliente aporta a la empresa. Todo ello con el fin de orientar las estrategias empresariales hacia la atracción, desarrollo y retención de los clientes de acuerdo a ese valor.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Sé generoso. Comparte :)

¿Quién ha escrito esto?

Ana Marin

Community Manager en marketingpublicidad

Comenta, queremos saber tu opinión